Perezoso Maestro del Calabozo – Capítulo 269

La decepcionante elfa y el detector de mentiras

 

Varios días después, decidí educar a Shikina.

Para ser más específico sobre qué fue lo que le enseñé, fueron cosas como las que uno aprendería en el colegio: aritmética, palabras compuestas, lecciones sobre morales (cuando mi cerebro se cansaba de enseñar), y cómo hablar y comportarse adecuadamente.

Enseñarle acerca de sentirse avergonzada y el no utilizar palabras vulgares fue algo muy diferente a enseñar morales japonesas, pero gracias a ello, recientemente pareciera como que Shikina se volvió una persona decente.

… Como un extra, Carne también tomó parte de las lecciones de moral.
Es que hacerla tomar las clases sola habría sido muy penoso, no es como que esté diciendo que Carne no sabe cómo estar avergonzada o algo así. Aunque usualmente hace de almohada abrazable para mí. ¡Rei y Nerune estuvieron presentes en las lecciones de aritmética e idiomas!

 

*

 

Bueno, luego de un tiempo, sucedió un cierto día.

—Kehma. Últimamente ¿no andas pensando solamente en Shikina?

Las breves palabras de Rokuko hicieron que me dé cuenta de la extraña situación.

—… Ahora que lo dices… ¿eh? Tienes razón.
—Así que, después de todo, ¿prefieres una cachondez abierta como la de esa elfa?
—Nah, algo así sería…

Naah. Al menos, ¿eso sería…?
Es cierto que recientemente ando pensando tanto en Shikina que siento como que no duermo lo mismo que antes.
No, no es tan solo eso. Mis horas diarias de sueño definitivamente fueron reducidas por una o dos horas.

—Moriré por falta de sueño si no hago algo.
—Pero si duermes ocho horas al día, además de dormir la siesta. Honestamente, ¿no es despertarse más temprano, como andas haciéndolo recientemente, más sano?
—¿Despertándome… más temprano? Espera. Yo, yo, ¿despertándome más temprano…?
—Sep, para cuidar de esa elfa.

Quedé atónito.
Para mí, alguien que preferiría seguir durmiendo a tener tres comidas al día… ¿despertándome temprano? Hay algo que está mal.

¿Es algo que Shikina hizo? No, tiene que ser ella.
¿¡Fue su erotismo obtuso capaz de estimular mi deseo, desestabilizando el balance entre mis tres mayores deseos, y de arruinar mi sueño!?

—… ¿Shikina lo está causando?
—¿No deberías preguntárselo a ella si quieres saberlo?

Tendré que preguntárselo directamente…

 

*

 

—¡Ahí voy!
—… Ou.

Y, sin saber por qué, terminamos teniendo un duelo.

Antes, ella diría «¡Responderé a cualquier preguntar hecha por mi maestro! ¿Quieres saber mis tres medidas? Mídelas por mí por favor, ¡ya que no las sé!» o algo similar, pero ahora lo negoció con «¡Te responderé si puedes derrotarme en un duelo!».
Crecen tan rápido. Aunque, aun así, sigue siendo molesto.

Así que, por eso, Shikina y yo nos encontramos en el patio trasero de la posada.
Carne y Setsuna querían ser espectadoras, pero las rechacé. La razón que di fue que no quería revelar mis habilidades, pero eso era solo una parte de la verdad.
Después de todo, mis movimientos son solamente hechos a través del golem ropa. Sería molesto si el hecho de que mis movimientos eran siempre exactamente iguales fuese revelado. Apartando a Carne, definitivamente no quiero que Setsuna lo vea.

Por cierto, Shikina está vistiendo ropas con las cuales es fácil moverse, un uniforme de gimnasia y unos pololos que consiguió a través de Setsuna.
… Una elfa rubia en pololos… ¿cómo debería decirlo? Es como si estuviésemos llegando a un nivel de cosplay nunca antes visto.

—Ah, un momento.
—¿Sucede algo?
—Si ganas este duelo, cancelaré las lecciones de mañana. Tómalo como una especie de día libre.
—¿¡Qué!? ¿¡Un día libre!?
—Pero si gano, te daré un rollo de pasta de frijoles como extra.
—¡¡Un rollo de pasta de frijoles!! … ¿¡Po-por qué no es si yo gano!?

Para que me sea más fácil ganar, duh.
Por cierto, entre todos los menús de comida y rollos dulces, el de pasta de frijoles es el favorito de Shikina.

—Y responderás la pregunta que hice.
—Umumu, entonces si gano, ¡seré la almohada abrazable del Maestro Kehma!
—Rechazado. Si ganas, tan solo tendrás el día libre.
—Que audaz… ¡como es de esperarse de Maestro! Ah, pero no hay nadie más aquí, ¿tiene la intención de negar que esto sucedió?
—No te preocupes, cumplo con mi promesas.

Shikina levanto su espada de madera. Al ver eso, levanté la mía… y dejé el resto a cargo del golem ropa y su soporte.

De esa manera, instantáneamente derroté a Shikina con los movimientos de Misha. Los movimientos de una aventurera luchadora cuerpo a cuerpo de Rango A.
¿Mi espada? Eso fue solo una decoración. La arrojé luego del primer golpe. La imitación del estilo de Misha es más fuerte.

—Que estupidez, ¿¡pensaste que usaría la espada por tenerla conmigo!? ¡Ingenua!
—Pe-perdí…

Sin embargo, es tan solo imitar la forma de moverse de Misha, así que hasta las fintas son fijas. Si alguna vez llego a tener un segundo duelo con Setsuna, estoy seguro de que sería derrotado rápidamente. Podría seguir peleando unas cuantas veces más si todas fueran victorias instantáneas como esta.
… Básicamente, solo puedo acabar completamente con alguien a la primera vez que ven mis movimientos.

—Te daré el rollo de pasta de frijoles junto con el día libre mañana. ¿No te parece genial~?
—Uuu, ¡que haga eso por mí aun cuando perdí me hace tan feliz…!

Cuando le acaricié la cabeza a Shikina, sonrió con deleite.
… Realmente ha dejado de lado la mayoría de sus malos comportamientos.

—Entonces, Maestro, ¿qué es lo que quería preguntarme? ¿Mis tres medidas? Entonces, desde arriba, ochenta y——
—¡Apenas bajo la guardia! No. ¿Y realmente sabes tus tres medidas?
—Claro que las sé. Es necesario para mis armaduras.

Ahora que lo pienso, esta chica realmente gasta sus armaduras como si nada por culpa de su espada.

—Lo que quiero decir es, Shikina, ¿qué estás tramando?
—¿Tramando…? ¡Estoy apuntando al rol de ser la almohada abrazable de Maestro y realmente nada más!
—¿Será eso? Dale una mirada a esto entonces.

Al decir eso, saqué cierto objeto.
Era una bola de cristal lo suficientemente pequeña como para sostenerla en una mano, con un poco de espacio sobrante. Era transparente por ahora, pero bajo ciertas condiciones brillaría rojamente.

—Esto es… una herramienta mágica que capaz de ver a través de las mentiras.
—Oh ¿sabes de esto?
—Soy una caballero.

Sí, una herramienta detectora de mentiras que compré del catálogo por 50 000 PC.
Por cierto, cada vez que brilla rojamente por detectar una mentira, consume una piedra mágica de 50 PC de costo.

Lo mejor de todo es que no es un problema con nuestros ingresos actuales. Al menos no para usarlo al interrogar a Shikina.

—No mientas. Si mientes, no habrán rollos de pasta de frijoles para ti.
—¿¡Qué!? ¡Que cruel!
—Es un castigo normal por mentir… de hecho, estoy siendo fácil contigo.
—Mumumu… entonces, Maestro, ahora que ha sacado tan exquisita herramienta mágica, ¿¡qué piensa preguntar!? Incluso si me pregunta por quien tomó mi primera vez, ¡aun no soy capaz de responderlo!
—Apenas bajo la guardia, vuelves a ser tan… Cómo sea.

Inserté una piedra mágica dentro de la herramienta mágica. Es tan raro ver a la piedra mágica siendo tragada así por más que sea algo sólido cuando lo toco.

—… Pues, primero confirmemos algunas cosas. Shikina, ¿eres hombre o mujer?
—Soy mujer.

La bola de cristal no brilló. Sep, lo sé. Por cierto, la parte molesta es que es imposible saber cuándo la persona misma reconoce algo como un hecho.
Por ejemplo, si el cuerpo de Shikina fuese el de un hombre pero en su mente ella fuese una mujer, no brillaría.

—¿Tienes alguna intención maligna hacía mí?
—Ninguna que se me ocurra… Por favor no pregunte algo tan cruel.

¿Tampoco brilló con eso? Que no tenga ninguna es algo bueno.
Sin embargo, hizo que Shikina se vea desanimada.

—… Perdón, pero es necesario.
—La bola de cristal no se iluminó, así que debe ser cierto. Lo entiendo y responderé honestamente, ¡así que por favor continúe haciéndome preguntas!

Por cierto, también brillaría si yo dijese una mentira. El rango efectivo es de cinco metros. Es posible distinguir quien dijo la mentira según el lado que se ilumina.

—¿Alguien te ordeno que vengas aquí?
—Sí. Mi padre también dijo que debería aprender de Maestro Kehma a como ser deshonesta.

Tampoco eso hizo que la bola de iluminase, pero bueno. ¿Qué fue eso? ¿Su padre también?

—¿Alguien más te lo ordenó?
—Su Excelencia Sally, comandante de la Primer Orden de Caballería, ¡también dijo que debería venir y aprender del Maestro Kehma! ¡Dijo que podría volver a la orden tras aprender de ti!

… Ah. Eso es sospechoso.

 

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Notice
Advertisement
Recommended Series
Advertisement
Advertisement