Vamos al Calabozo

 

—Por cierto, ¿por qué entonces no usas dos espadas?
—¿¡Dos… espadas!? ¡Sería el doble de fuerte!

Chica simplona, un estilo de combate con dos espadas no es algo tan sencillo. Hay varias cosas a tener en cuenta, por ejemplo, la fuerza física.
Pero bueno, para dejar que lo intente, le presté la espada golem que uso como arma de reserva.
Sin embargo, cuando intentó esgrimirla, el resultado no fue bueno.

—Hmm, aun no estoy acostumbrada a ello. Combatir utilizando solo una espada es algo que lo llevo muy arraigado… ah.

En medio de uno de sus espadazos, la espada golem se partió a la mitad. Era una espada prácticamente nueva, y sucedió de forma repentina… ¿será uno de los efectos de Sion?
Parece que utilizar dos espadas será algo imposible para ella. Sion parece ser una espada mágica bastante celosa, probablemente romperá a cualquier otra arma que no posea [Indestructible] o algo similar.

—¡Ro-rompí la espada mágica de Maestro…!
—Sep. No preocupes por ello. Te lo cobraré aparte.
—¿¡E-está exigiendo dinero aun cuando dijo que no me preocupase por ello!?
—Eres rica, no es como que necesites ser frugal.
—En ese caso ¡pa-pagaré con mi cuerpo!

En el momento en el que Shikina declaró eso, Carne se colocó casualmente entre Shikina y yo.

—No.
—Umm… ¿mentora? ¿Por qué?
—No.
—Es una carga que debo soportar por mi cuenta ¡no puedo permitir que afecte a mi familia!
—No.
—… ¡Ma-maestro…!

Le di unas palmaditas en la cabeza a Carne, y un toque en la frente a Shikina.

—No vendas tan baratamente tu cuerpo. Te abstendré de la deuda hasta que seas exitosa en tu carrera. Si no quieres molestar a tu familia, asegúrate de compensarme por tus medios.
—¡S-Sí!
—Carne, no tienes quejas, ¿no?
—… Amo.
—¿Hmm? ¿Pasa algo?
—Si va a intentar algo con alguien, creo que ya existe una persona con quien debería hacerlo en primer lugar.

¿E-está hablando de Rokuko? Después de todo, es mi compañera.

Luego de eso, fuimos de cacería por un golem de hierro para que Shikina lo cargase, bajo la excusa de ser parte del entrenamiento.

—¡[Mejora Corporal] —! ¡Fuuunu!

Honestamente me esperaba que le sea imposible cargar con un bulto de hierro del tamaño de una persona, pero fue capaz de lidiar con el peso con la ayuda de su habilidad.
Aunque tenía que reutilizarla cada treinta segundos…
Incluso Gozoh, un enano, tenía que utilizar un carro. Las habilidades son sorprendentes.
… ¿Quizás es posible que la simpleza de Shikina también sea sorprendente?

 

*

 

—Pues, pasó esto y aquello, pero nos dimos cuenta de que nos sería útil adquirir una cantidad masiva de ropa. Ah, también, debería poder dejar la cacería de golems de hierro para Gozoh a Shikina.
—Hmm.

Rokuko vino a mi habitación, así que le expliqué todo que sucedió hoy.
Por cierto, Shikina colapsó de cansancio tras cargar con el golem de hierro desde el calabozo.
Como era de esperarse, utilizar la habilidad de [Mejora Corporal] en rápida frecuencia causó estragos en su cuerpo. Pregunté a Ichika al respecto, me dijo que normalmente es una mala idea no permitir un tiempo de descanso entre cada uso. Decidí dejarla descansar por el resto del día.

—Oye, Kehma. Cuando, umm, cuando viste romperse las ropas de Shikina… ¿n-no te excitaste, verdad?
—Nop, para nada. Esa chica no posee ni una pizca de seducción, desafortunadamente. Incluso cuando la materia prima es tan buena…

Sep. Una elfa rubia, (ex) caballero, pechos, trasero, y grandiosas piernas… incluso cuando todas esas partes son buenas, esa boca lo arruina todo.
Sería más tierna si simplemente se callase.

Le eché una mirada a Rokuko.
Cabellos rubios, una experiencia doblemente sabrosa al poder hacerse grande por más de ser una lolita en este momento, medias de encaje blancas que van hasta sus rodillas, y pies bien formados. Incluso cuenta con un tierno matiz rojo en las suelas de sus pies (importante).
Hablando de ello, lo que más me gusta de los pies —las suelas en particular— es la porción de [Acolchado]. El lugar que parecen pequeñas albóndigas en los perros y gatos.
Amo los dedos redondeados y la parte rechoncha donde se conectan con el pie —ah. Me quedé cautivado al verlos tan de cerca. Estuve divagándome un poco… Realmente no puedo dejar de dar énfasis en cuan abrazables y grandiosos se ven.

—Rokuko, tú también tienes una grandiosa materia prima.
—Qué ¿conque también tengo algo que no te gusta…? Escúpelo.
—No, no realmente, Rokuko.

Honestamente, no estoy insatisfecho para nada. Ella es adorable, y no me disgusta su personalidad ligeramente torpe.
También es una persona directa y trabajadora. Además, últimamente, sus puntos buenos andan incrementando.
Hay una gran diferencia entre nuestros tiempos de esperanza de vida, pero eso tan solo significa que ella se verá joven durante toda mi vida, ¿no? Me siento un poco culpable por morir antes, pero mi tiempo vendrá cuando tenga que venir.

Y, por sobre todo, ella dijo que se gustaba de mí.
Sep, siendo honesto, a mí también me gusta Rokuko.

… Sin embargo, viene empaquetada con ésta súper aterradora hermana mayor.

Estoy seguro de que Haku me vigilará siempre y cuando me encuentre dentro del imperio.
En ese caso, sería una buena idea irme del país. Tengo a Wakoku en mente desde hacer un tiempo.

—Oye, Rokuko… ¿esta vez te gustaría ir de viaje a otro país?
—¿Eh, Kehma? ¿Te encuentras bien? ¿Tienes fiebre? ¿Has estado durmiendo?
—… ¿Es tan extraño que diga algo así?
—¡Sí! Kehma, ni siquiera sales de la cama si puedes evitarlo. No hay manera alguna por la que dirías algo como ir a otro país sin una buena razón.

Una sonrisa apareció en mi rostro. Ella reaaaalmente me entiende.

—Cierto, quizás estoy sintiéndome un poco fuera de ello por culpa de esa estúpida elfa. Creo que esto será todo por hoy.
—Ah, ¿quieres usar el Edredón Divino entonces? Si es ahora, puedo acompañarte también.
—Usarlo sin ti a mi lado es aterrador…

Por cierto, probé hacer que un goblin usara el edredón divino por su cuenta, como un experimento. Se resecó y murió.
Incluso si Rokuko dijo que estaría bien siempre y cuando ella diese permiso.
Según ella, ella no quería que nadie aparte de mi lo usara… pero es tan peligroso que no quiero usarlo tan fácilmente.

—Oye, ¿podríamos dormir juntos hoy?
—… Camas separadas. Trae la tuya.
—Por cierto, Kehma, por favor cuéntame acerca de qué es esa cosa OOO que la elfa dijo~
—Mmm, no digas esa palabras, es vulgar. Particularmente frente a Haku, eso es definitivamente un no.

Si realmente quieres saber sobre ello, pregúntaselo a Ichika… No, ¿entonces llegaría a ser matado por culpa de Ichika?
Rokuko, mantente pura, por favor.

 

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Advertisements

Leave a Reply