Perezoso Maestro del Calabozo – Capítulo 264

¿Supongo que tendremos unos duelos?

 

… Ahora que lo pienso, debería hacer que el calabozo sea más profundo, ¿no? Hagamos un haniwa1, ¡un haniwa, he dicho!

Empecé a pensar en eso en un intento de escapar la realidad.
Me pregunto si, en mi intento de hacerlo, instintivamente pensé en formas de fortalecer mi estilo de vida ermitaño.

—Entonces, Kehma, tú realmente, umm, no quieres asaltarme, ni a mí, ni a nadie, con un goblin o algo así, ¿verdad?
—Eso es obvio, ella fue quien decidió decir esas cosas por su cuenta.
—¡Señor! ¡No lo hice! ¡Maestro fue quién me pidió que lo diga!
—Oh, cállate, ya entiendo por qué fuiste expulsada de la Orden.
—¡Señor! ¡Me mantendré en silencio sin decir cosas innecesarias!
—… Aaah, bueno, está bien. Confío en Kehma.

Y así pude rápidamente explicar los malentendidos de Rokuko. Gracias por confiar en mí.

—¿Entonces qué? ¿Se nos vino algo problemático encima? Wataru, ¿qué significa esto?
—Oh, genial, no me ignoraste. Pueees, para ser honesto, esta chica es la hija de un conocido mío y quiero que Kehma la entrene. Es él, después de todo. Rokuko, tú también crees que Kehma es sorprendente, ¿no?
—¿Eh? Pues sí, es Kehma.
—Kehma es tan sorprendente que no puedes evitar depender de él, ¿no?
—Pues sí, es Kehma. Fufufu.

Rokuko empezó a enorgullecerse de ello, como si estuvieran hablando de ella.
Siento que Wataru me está tendiendo una trampa, pero me mantendré callado para ver qué sucede, ya que es conveniente que ella acepte a la chica como mi aprendiz. Hombre, Wataru se ha vuelto bueno en esto.

—Oh, pues, entonces, supongo que podemos tenerla en la posada… aunque tiene prohibido ir a la casa del alcalde, eso pondría la castidad de Kehma en riesgo.
—Que genial, ¿no, Shikina? ¡Conseguimos también el permiso de Rokuko!
—¡Entendido! ¡Muchas gracias, Su Señoría Rokuko!

Parece que la discusión llegó a su fin.

 

*

 

Decidí presentar a la nueva a todos.
Rokuko fue a su habitación luego de decir que haría la nueva tabla de turnos y horarios, incorporando a Shikina, y Wataru decidió ir a termas, así que ninguno de ellos se encontraba presente.
Rei, Kinue, y Nerune estaban trabajando, decidí dejar para luego la presentación con ellas… y por suerte, todas las demás estaban reunidas en el patio.
Cuando fui para ahí, Carne y Setsuna parecían recién haber acabado con su duelo de práctica, y aceptaban toallas y botellas de agua de parte de Ichika y Nayuta.

—Oh, amo. ¿Vienes a vernos entrenar? ¿o quizás viniste para hacer algo indecente~?
—¿Por qué pensarías eso…?
—Porque escuché ese grito apasionado de hace un rato, me pregunto de qué se trataba~ eh~

Carne asintió profusamente, aprobando las declaraciones de Ichika.
… Ah, ¿se pudo oír afuera también? Bueno, supongo que me había dado cuenta de eso cuando Rokuko irrumpió.

—Eso fue un malentendido. Uh, pues, resulta ser que tenemos una nueva residente. La hija de un conocido de Wataru.
—¡Señor! ¡Soy Shikina Kummáten, la primogénita de mi excelente padre, Dyne Kummáten! ¡Me he convertido en la aprendiz del Maestro Kehma! ¡Un placer en conocerlas!
—… Dijo que haría lo que sea, así que la pondré a trabajar en la posada. Por favor, luego muéstrenle cómo hacerlo.
—¿Ehh, lo que sea~?
—Cuando le pregunté a qué exactamente se refería, respondió lo que escucharon antes… Ichika, por favor deja de sonreír de esa manera, no planeo hacer nada de eso.
—¿Quéeeee? ¡Y yo que pensaba que por fin tenías interés en alguien además de Su Señoría Rokuko o Carne la mentora!

No sé de qué estás hablando…

—Por cierto, ¿acaban de tener un duelo? ¡Me gustaría también participar!
—¡Ohh! ¿Con que te crees capaz? ¡Yo seré tu oponente entonces! ¿usas armas? Tenemos espadas de madera.

Siendo nuestra residente adicta al combate, Setsuna fue la primera en saltar al desafío.
Sí que está llena de energía, aun cuando recién peleó con Carne.

—Acepto la oferta y utilizaré una espada de madera. ¡Mostraré la esgrima de una Caballero Imperial de Raverio! Puedo verme así… pero era una caballero, ¡tengo confianza en mí habilidad!
—¡Entonces no me contendré!

Setsuna se puso en posición. Parada frente a ella, Shikina sostenía la espada de madera y hacía lo mismo.

—¡Voy!
—Sep, también yo—oh, cierto, soy Setsuna, holis.

El duelo apenas comenzó y Shikina fue rápidamente derrotada.

—A-admito mi derrota… No puedo mover mis brazos, ni mis piernas.
—¿Cómo debería decirlo…? Eres muy formal, muy fácil de combatir.
—He escuchado eso mismo por mucho tiempo, ¡es mi orgullo!

No, eso no fue un halago…

—La Señora Setsuna es muy fuerte. Puedo verme así, pero me han dicho que tengo el potencial de estar alrededor del rango B.
—¿Oh? ¿Por qué no intentas pelear conmigo entonces? Aunque tan solo puedo luchar al nivel de rango C.
—¡Sí, por favor! Discúlpeme, ¿cuál es su nombre?
—¡Ella es Nayuta, mi voluptuosa hermanita bum bum!
—Un placer, ¡voluptuosa hermana bum bum de la Señora Setsuna, Señora Nayuta!
—… ¿Soy voluptuosamente bum bum…?

La siguiente en ser desafiada fue Nayuta. No la veía mucho como una luchadora, pero supongo que tendrá capacidad. Eso es un poco inesperado.
Por cierto, nadie negó la exclamación de Setsuna acerca de que su hermana sea voluptuosamente bum bum.

El resultado fue… victoria perfecta de Nayuta.
Tomó distancia de su oponente, lanzó piedras y arena, apuntando sin piedad a los ojos, utilizó magia, así como otros varios métodos crueles y furtivos, resultando en su perfecta victoria.

—Uwaaah, mis ojos, ¡mis oooojoos!
—Sucio. Como era de esperarse de Nayuta, juego sucio. Sana las heridas de esta persona, [Curación].
—Aah, fiuu. Gracias, Maestro… Te-tendría que haber sido capaz de…
—Sí, podrías haber ganado si hubieras sido capaz de demostrar adecuadamente tu potencial.
—¡Eso es cierto! ¡Tengo potencial!

No, está diciendo que te derrotó con tanta facilidad porque no te permitió hacer nada.

—¿Quizás yo sea una buena oponente? Ah, soy Ichika, buenas.
—¡Señora! ¡Por favor!

Y entonces, esta vez la pelea era contra Ichika.
La pelea dio la sensación de que sus fuerzas estaban bastante parejas.
Pero al final, Ichika fue superior.

—Ad-admito mi derrota…
Fiuu. Fue gracioso que hayas caído por esa finta. Creo que te volverías más fuerte si pudieras lidiar con ellas.
—¡Padre me ha dicho eso muchas veces! ¡Las fintas son mi eterna tarea!

No, eso significa que debes superarlas.
Use [Curación] de nuevo en ella, por las dudas.

—Estaré humillando a los caballeros imperiales si no puedo… ¡en-entonces solo debo ganar una sola vez! ¡Pequeña! ¡Ten un duelo conmigo!

—De acuerdo. Está bien.
—¡No te lo haré fácil!

Va sin necesidad de decirlo, pero el resultado del duelo con Carne terminó en completa victoria para Carne.

—¿Pooor quéeeee?
—No, la pequeña Kuro ahora es tan fuerte que puede ganarme tres de cada cinco veces.
—Jaja, su apariencia infantil te hizo subestimarla, ¿no?

¿Eh, Carne se ha vuelto lo suficientemente fuerte para ganar contra Setsuna? Lo niños sí que crecen rápido.
Acaricié gentilmente la cabeza de Carne. Su cola y orejas se meneaban.

—¿N-no era la Señora Setsuna la más fuerte aquí?
—¿Eh? Si quieres hablar sobre la persona más fuerte entre nosotros, ese sería el alcalde, Kehma. Perdí contra él y nunca pude ganar.
—¿¡Qué!? ¡Cómo era de esperarse de Maestro!

Habíamos acordado con que eso fue un empate…

 

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

  1. Los Haniwa (埴輪) son figuras de terracota que fueron elaboradas para su uso en rituales y enterradas como objetos funerarios durante el período Kofun de la historia de Japón, periodo durante el cual se desarrolló una clase aristócrata de gobernantes militares, los cuales quedaron representados en los haniwa.
Advertisement
Recommended Series
Advertisement
Advertisement