Perezoso Maestro del Calabozo – Capítulo 040

A A A

Hora de volver

 

Me pregunto si está bien dejar aquí a los goblins… esto no es un campo de cultivo.
¿Solucionaría el problema tirarlos en el bosque?
Ah, mientras pensaba en eso Ichika y Carne volvieron del bosque con los conejos (decapitados). Eso fue rápido.

—Amo, cacé la carne.

¿Me pregunto si la caza estimuló sus instintos de chica orejas-de-perro? Carne sonreía tenuemente. Supongo que está satisfecha.
Por ahora, los tres nos pusimos a colgar los conejos boca abajo, poniéndolos en la bolsa cuando la sangre termine de escurrirse.

—¿No harán na’a con las piedras mágicas de lo’ goblins? Bueno, no valen mucho, pero siempre viene bien ganar algo de dinero extra siendo un rango F.
—¿Los goblins tienen piedras mágicas?

Según Ichika, estaban enterradas en sus cerebros. Tomaba alrededor de un minuto encontrar la piedra mágica.
Su cabeza fue rebanada a la mitad con la espada y su cerebro se revolvió… Uoeh… Lo que salió es una piedra mágica chatarra aún más pequeña que la que podía comprar con 10 PC. Estimo que cinco de éstas habrán de valer lo que vale la piedra mágica de 10 PC…

—Eh’ un demonio, po’ eso tiene una piedra mágica. Es muy pequeña, pero los demonios siempre tienen piedras mágicas en algún lugar en sus cuerpos. Si los conejos tuviesen piedras mágicas, más temprano que tarde serían conejos demonio. Hmm, creo que esto se vendería po’ un cobre… ah, seguro desaparecería despué’ de una noche de ser usao en esa lámpara mágica de la posada de anoche.

Si cinco goblins realmente se convirtieron en treinta cobres, no valía la pena recolectar su piedra mágica chatarra por sólo uno de cobre. Es obviamente más rentable usar ese tiempo para cazar otro goblin.
…Me pregunto si está bien tirarlos ahora. Esto tarda demasiado.
Guardé la piedra mágica chatarra de Ichika por ahora. Sería útil para un golem.

Volviendo al pueblo con la carne de conejo en mano, inmediatamente nos dirigimos al puesto de venta de carne asada.

—Oh, ¿trajeron carne de conejo?
—Sí, aquí. Por favor tásala.

Decidió comprar los conejos sin cabeza que saqué de la bolsa.
Por supuesto, todos al precio más alto, doce monedas de cobre. Con seis de ellos, eso hacían setenta y dos de cobre. No conseguí el dinero de él, ya que me lo daría el gremio. Añadiendo la recompensa por los goblins, eso hacían alrededor de uno de plata y dos de cobre. Una moneda de plata era una recompensa refrescante.

—Ku- hicieron un buen trabajo… Eh, por casualidad, ¿es esa señorita tu nueva camarada?
—¡Así es! Mi nombre e’ Ichika. ¡Un gusto! Madre~ eso huele bien. Quiero coméi esa brocheta, Amo~ ¿me la compras~?
—¡Jajaja! Así que, muchacho, te daré un poco más si la compras. ¿Entonces?
—….Bien entonces, me llevaré tres.
—¡Gracias por su compra!

Pasándole quince monedas de cobre, recibí cuatro brochetas de carne. Uno como regalo por comprar tres me parecía bastante.
Le alcancé dos a Ichika y uno a Carne.

—Pero esa muchacha, sí que es una belleza. Incluso la pequeña mujercita tiene un futuro increíble; te atraen mucho las apariencias, al parecer.
—Ella era un trato bastante bueno. Es escandalosa cuando se trata de comida, sin embargo.
—Jaja, entonces sólo hazte cliente fiel de mi tienda. Ah, cierto. Compré la carne que trajiste, pero es incluso más deliciosa y popular de lo normal. Si es posible, apreciaría que me la vendas de manera regular.
—No puedo sólo cazar conejos… Mi rango acaba de subir.
—Ooh, felicidades. Está bien si no son conejos entonces. Jabalíes o algo como eso, compraré lo que sea mientras sea delicioso. Originalmente era un carnicero, así que puedo manejar lo que sea.
—Ahora que lo recuerdo, cacé goblins.
—¡Jajaja! Los goblins saben horrible, aunque los ases o los hiervas, ¿sabes?

Conque así es~

—Bueno, ¿podrías decirme el secreto para hacer que la carne de conejo sea tan deliciosa? Ofrecería hasta veinte de plata.
—Eeeh… eso e’ta bien generoso. ¿Qué tal si él te lo enseña? ¿Habrá carnes deliciosas aquí cuando quiera?

Ichika hablaba con un esfuerzo agotador, o por lo menos eso parecía.
En realidad, hasta yo aprecio buena carne… pero rápidamente correría el rumor si se lo dijese.
Bien, no se lo diremos.

—Será un secreto por ahora.
—Bueno, no tiene caso entonces. Por favor hazme saber cuándo te parezca.

Como Ichika se veía un poco desilusionada, la carne de conejo de hoy… Le hice prometer que apartaría algunas para nosotros por una semana. Le pagué veinticinco monedas de cobre en adelanto… Intentaré no olvidar que debemos comer aquí. Ichika da miedo.

Después de eso, nos dirigimos al gremio y recibimos la recompensa de un plata y dos cobres.
Finalmente ya era hora de volver a la montaña. Sólo por si acaso, le dije que volvería en algún momento la próxima semana.
Fuimos a la puerta oeste para volver a nuestra base.

—Oye, ¿son esas suficientes cosas para ir a la’ montañas? Ah no, conozco [Almacén], pero…
—Cierto, esto no les parecerá provisiones suficientes a las personas.

Ahora que lo pienso, fue un poco peligroso ir a la puerta oeste la última vez.
Bien, le daré a Ichika una moneda de plata de la recompensa de hoy.

—¿Esto basta para las provisiones?
—Pa’ tres personas… Pensé que compraríamos tres días en comida. E’to basta para semanas.
—Podemos conseguir provisiones en nuestra base, así que está bien. Iré a tomar una siesta en el parque central. Ve con Carne a comprar las cosas.
—Entendido. Iré a comprar las cosas. ¿Puedo comprar dulces con el cambio?
—Solo hazme saber aproximadamente cuánto gastaste.
—Déjamelo~♪

Me siento terriblemente intranquilo sobre esto, pero confiaré en la ex-aventurera.

 

*

 

—Este sándwich es taaan bueno. Mmm, los vegetales y el aceite de la carne se entrelazan y se vuelven un asombrooooso sabor, ¡técnica de artesano! Una buena textura y sensación. Es más, e’te gusto…. ¡es queso! ¡Tiene queso! ¡Hay queso en él! Buen provecho… ¡a comer!

Apenas me desperté, había un terror gastronómico. Maldición, mi estómago se encogió.

—¿Por qué ponéi esa cara Amo? Traje tu parte también, comida~ comida~.

Cuando me volteé a mirar, Carne también llevaba uno en su mano, Ichika llevaba dos. Astuta.
Revisé las cosas que Ichika trajo mientras se comía sus sándwiches.
Pedernal, tienda de acampar, cantimplora, pieles, comida, cuchillo, cantimplora, comida… oi, ¿¡Por qué tanta comida!?

—Es normal, si la perdemos no podremos comer. Así que compré un montón.

Bueno, los cambios de ropa son innecesarios con [Limpieza], y podemos usar magia para calentar agua o calentarnos con [Generar Calor]. Pero necesitaríamos la habilidad mágica [Ignición] para hacer fuego, por otra parte.
Principalmente, con magia, lo más importante para vivir en las montañas es comida comestible.

Un cuchillo era conveniente para procesar y cocinar comida, y las pieles eran para acostarse a dormir en el suelo.
Pero estas pieles eran blancas y suavecitas… oye, ¿no son éstas pieles de conejo? ¿Por qué tengo un mal presentimiento?

—Puse de todas cosa’ en la bolsa. A pesar de que Amo tenga [Almacén]…
—Así que, ¿cuánto costó?
—¡Los sándwiches! ¡Gangas, a seis cobres cada uno!
—No esos.
—Ah, eso. Lo usamos todo. Aaah, es bueno que apenas pudimos comprar los sándwiches~

Su sonrisa parecía pedir que la alaben por gastarlo todo.
Nah, en realidad pensé que esto ocurriría cuando le di la moneda de plata. Suficiente comida y provisiones para tres personas para tres días con 10 000 yenes sería difícil. Probablemente sea difícil.

—En serio, Mentora me salvó, ¿sabes? Bajó los precios bastante. Aah, tuvimos suerte de que el empleado era un chico. No paraba de mirar mi pecho, gracias a eso ahorramos quince de cobre.

¿No interferiría eso con su negocio?

—Bueno, lo hiciste muy bien. Gracias. Hubiese estado mejor si te daba más fondos ¿eh?
—Lo que me diste estaba bien. Ah, pero puedes pagarme con comida.

… Puedes comer cosas como hamburguesas y pan de melón cuando volvamos a la [Cueva Común].

Y así, ahora con las provisiones necesarias, nos dirigimos a la montaña Tsuia.

Pensándolo mejor, soy un maestro de calabozo, pero no se siente como si lo fuese.
Cosas como ser un aventurero y bajar al pueblo humano definitivamente no son asuntos de un maestro de calabozo.
¿Ha la vida de quedarse dentro como los bandidos y dormir como siempre anhelé finalmente llegado?

 

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Notice
Advertisement
Recommended Series
Advertisement
Advertisement