La diferencia entre las palabras y el proceso de posguerra

 

—Fue mi derrota total.

Para lidiar con asuntos de la posguerra, Haku visitó la [Cueva Común] otra vez.
Chloe vestía el mismo uniforme de mayordomo como de costumbre.

—Puede que haya perdido, pero he aprendido muchas cosas maravillosas durante la batalla. Ciertamente no pensé que las ratas llegarían tan lejos. Transformar a tus exploradores en guerreros…

Estaba segura de que las ratas eran exploradores, pero no pensó que serían capaces de derrotar al jefe incluso si llegaban al final.
En verdad, pensó que un segundo grupo de golems ganaría control del mapa explorado por las ratas.
Se me ocurrió la idea de una estrategia de enanitos apenas vi al Minotauro. Como no tenía nada que perder, decidí usar cincuenta de las ratas restantes para matar a Mino-san con un ataque suicida.

Por cierto, como se les ordenó a las ratas vivir en el bosque, probablemente las usaría otra vez tarde o temprano.

—No pensé que no sería capaz de encontrar ni siquiera uno de los Núcleos Falsos. ¿Dónde pusiste el núcleo de calabozo al final? ¿Te importaría contármelo?
—Dame 50 000 PC adicionales y te lo digo.
Ara, ¿basta con tan poco? Entonces por favor cuéntamelo. Si no lo sé, puede que no sea capaz de dormir esta noche.

Mierda, lo dije como chiste, pero accedió a pagarme.
…No hay de otra, le responderé. No necesito decirle donde estaban los Núcleos Falsos, por otra parte.
Pero, como el núcleo real estaba en un lugar que era un gran chiste, puede que se enoje un poco por la respuesta.

—…En realidad, este calabozo continúa… a más o menos a un kilómetro de distancia, hay una pequeña habitación. Lo puse ahí.

¿La dirección a la que apunté? La sala de goblins.
…Pensé en traerla de vuelta en un principio, pero terminé dejándola donde estaba.
Como pensé, Haku se halló sin palabras… Pero, no parecía enojada. Era más como admiración.

—…Realmente, mirando de cerca veo maná conectándose… no solo en frente de esta cueva, pero fuera del calabozo… no lo había notado.
—Instalar el núcleo fuera del primer piso… una jugada tan audaz, sorprendente, ¿no lo es, Su Excelencia?
—¡Las enseñanzas de mi querida hermana eran correctas después de todo!

Sep, ella no entiende porqué, pero Rokuko encontró la idea entretenida.
Tú hiciste una sola habitación y descuidaste todo el resto.

—Haah, el laberinto fue espléndido, fue la primera vez que veo ese uso… ah, las trampas pozo fueron una gran apuesta. Usé minotauros como mi potencial bélico primario esta vez, pero podría haber hecho que mis fuerzas estén compuestas de algo sin peso como los espectros. Lo mejor de todo fue la instalación de dos pisos, arriba y abajo.

Definitivamente, las trampas no se hubieran activado si ese hubiera sido el caso. Bueno, tampoco hubiesen encontrado los pasajes secretos dentro de los pozos.
… Ah, las trampas pozo caseras no costaron PC, pero eso probablemente sea imposible de distinguir a simple vista.
Como me aconsejó especialmente, no hice nada grosero como corregirla. Era mejor quedarme callado respecto a eso.

—También… gu-, esa [Puerta de Sabiduría]… ¿fue ese un acertijo de tu mundo?
—Seh. Bueeeno, fue complicado pensar en él. No había muchos acertijos que podía haber usado ahí.
—Conque es así… ya es suficiente, así que por favor déjame pegarte una vez.
—Jajaja, voy a pasar.

Probablemente fue muy fastidioso. No le conté que Rokuko lo resolvió en tres segundos.

—…No me interesan mucho los acertijos, así que no los uso.
—¿Qué, así que usaste un juego de palabras? De alguna manera, parece que se está traduciendo por su cuenta.

Correcto, por ejemplo, le había dicho a Rokuko «La cama salió despedida».
Ella oyó algo como «La cama estalló». Ese tipo de cosas. La broma tradicional japonesa no iba bien en este idioma.
Por eso, por ejemplo [¿Qué doctor puede sólo romper autos?] [Respuesta: los dentistas1], la solución con el juego de palabras no se mantenía.

Es más, los acertijos referentes a las formas de las palabras estaban fuera. Para empezar, los caracteres eran diferentes.
Como no hay problema si hay una imagen, planeo usar eso la próxima vez.

Junto a recordar cuán asombrosa es la magia una y otra vez, debería rendirme en cuanto a memorizar el lenguaje de este mundo. Se traduce a sí mismo demasiado, no puedo estudiar. Probablemente podría si lo diera todo, pero no tengo ganas de hacer eso.

—Correcto, ¡Querida hermana, escucha esto! Mi nombre es Rokuko ahora. ¡Viene del 695 en un lenguaje de otro mundo! ¡«Ro» es 6, «ku» es 9, y «ko» es 5!

Rokuko ni siquiera sabía el origen de su nombre.
Cuando me di cuenta de eso y se lo dije, se veía muy feliz por alguna razón. Pensé que estaría enojada porque su nombre vino de un número, que es una cosa seria, pero parecía muy feliz al respecto. No entiendo los gustos de los núcleos de calabozo.
Aparte de los dígitos estaba el [nro.], puede que sea una regla única.

—Ese es un tan asombroso, y maravilloso nombre… ahh, me da envidia.
—Así que llámame Rokuko de ahora en más, querida hermana.
—Sí, entiendo. Pequeña Rokuko … Haah, muy bueno. Soy Haku porque mi cabello es blanco, ¿sabes? Realmente, Maestro tiene el peor gusto…
—… ¿Eh? Haku, ¿no te llamas Haku porque ese es el número ocho y nueve?

Cuando involuntariamente me metí, Haku se detuvo repentinamente.

—¿Por qué nro. 89 se volvería blanco? … Espera, por casualidad, ¿es así en el otro mundo?
—Bueno, hay otros pocos significados en realidad, pero… bueno, puede leerse como Haku. Blanco también, lo mismo con nro. 89.

Haku cerró los ojos un momento, presionando sus sienes.
…Parece estar pensando en algo.
Al cabo de un rato, abrió la boca.

—Pequeña Rokuko. De ahora en más, ¿podrías llamarme Haku? Si así es como es, concuerda con los números del otro mundo.
—¡Sí, querida hermana Haku!

Me pregunto si todavía siente cosas complicadas al respecto. Haku acarició la cabeza de Rokuko sonriendo.

—Cierto, la historia se salió de curso un momento, realmente me gustaría repasar un poco más, pero, aunque no lo parezca, soy una persona muy ocupada… Como un nuevo calabozo ha sido hecho, ahora tengo que procesarlo… Ah, me he estado preguntando qué fue esa última cosa, pero sería poco elegante preguntar acerca del último recurso de un calabozo, ¿no es así?

Esa última cosa… se refiere a las [Gemas Ocultas].
No tendría problema en contarle, pero intentar descifrarlo por ella misma debería entretenerla un rato.

—Bien entonces, Pequeña Rokuko. ¿Qué te parece transferir el PC ahora?
—¡S-shi!

Tomando la mano de Rokuko, Haku sonrió contenta.

Fueron 150 000 PC con el costo de la información incluido.
Aunque dijo estar ocupada, se tomó el tiempo de deliberadamente transferírselo boca a boca.
Gracias por el regalo.

 

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Advertisements

Leave a Reply