Intrusos

 
—Eh, ¿conque esta es la [Cueva Común]?

El aventurero dio un paso dentro de la cueva vacía.
Los miembros de su grupo lo siguieron, unos pasos detrás de él.
Eran tres los que conformaban el grupo. Recibieron la comisión de investigación de parte del gremio, y eran aventureros de Rango F.

—Oi, oi, ten cuidado. Esto es aún un calabozo, no sabemos qué tipo de trampas puedan haber.
—No hay de qué preocuparse, ¿acaso no nos lo dijeron en el gremio? Realmente no hay nada aquí. Aparte del núcleo del calabozo, eso es.
—Sí, pero…

Aun cuando su tímido camarada lo detuvo, ingresó como si no le importara para nada.
El pasillo se extendía a ambos lados. Sin embargo, no había nada qué ver… tan solo los restos de piso de madera quemado.

—Parece que ninguno de los bandidos sobrevivió.
—¿Crees que alguno de los caballeros los dejaría vivir? Aun así, parece que había alrededor de veinte de ellos.
—Wow… Y bueno, estos sujetos no tuvieron buena suerte.
—Ah, este camino es un callejón sin salida… ¿El otro camino entonces?
—Parece que hay una habitación un poco más adelante. Vamos.

Los aventureros retrocedieron sin incidente alguno. Era de esperarse. En esta cueva no había trampas, ni monstruos.
… Pero en tan solo un lugar, había entre cinco y diez goblins que podrían salir del núcleo del calabozo.
Y, sobre los contenidos de la comisión, era un trabajo delicioso del cual conseguirían una moneda de plata por tan sólo reportar cuantos goblins salían.
Más o menos se convertiría en una subyugación de goblins. Bueno, algo como cinco goblins podían fácilmente ser derrotados por un solo aventurero de Rango F. Tres personas eran un exceso para diez.

Entonces, llegaron a la habitación con el núcleo del calabozo adentro.
Cinco goblins aparecieron del núcleo del calabozo.
No era problema alguno con tan sólo está cantidad. Fue resuelto con dos o tres movimientos crudos de sus espadas.

—Eeh, fiuuu… cinco. Listo.
—Comisión completada. ¿Um? ¿Qué pasa?

Uno de los aventureros se encontraba mirando al núcleo del calabozo.

—Conque es esto.
—Seh.
—¿Por qué no rompemos el núcleo del calabozo?
—¿¡Eh!? ¿Qué cosas dices? ¡El gremio nos dijo que no hagamos eso!
—Pero, ¿no dicen por ahí, acaso, que los caballeros pueden convertirse en caballeros sagrados y volverse más fuertes si destruyen un núcleo de calabozo? ¿No podríamos volvernos más fuertes e instantáneamente conseguir el Rango A si lo destruimos?
—Rango A…

Tragó saliva.
Rango A. El título de un aventurero innegablemente exitoso.
Incluso los aventureros, esos que sueñan con volverse rápidamente ricos, son en su mayoría parte de los Rangos F a E.
En el Rango D los aventureros finalmente eran capaces de hacer suficiente dinero para ganarse la vida por sí mismos, y los de Rango C eran veteranos. Los de Rango B eran respetados entre aquellos veteranos, y ganarse monedas de oro en una sola comisión era algo normal. Los de Rango A era personas exitosas cuyos nombres eran conocidos en todo el mundo.
Por encima de eso se encontraban los inhumanos Rango S. Aunque se decía que una sola persona de Rango S era capaz de afectar todo el mundo, hasta ahora nunca había sucedido.

—Pero, sabes, cuando nos pregunten al respecto, ¿qué haremos? Están también esos que vendrán luego de nosotros, ¿entonces qué? ¿no seríamos capturados y nuestros Carnés del Gremio confiscados?
—Eeentonces, ¿no sería suficiente con decir que no fuimos nosotros? Así, entonces, las personas anteriores a nosotros serían las sospechosas… probablemente se preguntarían sobre los bandidos o los señores caballeros. No dirán nada al gremio, ¿correcto? Los bandidos ya no están, y los caballeros no son aventureros.
—…Oi, eres un genio.

Aunque ello inmediatamente terminaría saliendo a la luz al momento en el cual la herramienta mágica detectase la mentira, desafortunadamente los tres no sabían de la existencia de algo como eso.

La discusión llegó rápidamente a un acuerdo. Desenvainada su espada, dio una estocada en dirección al núcleo del calabozo.
Una vez, dos veces, aunque la espada era repelida, pequeñas grietas se acumulaban constantemente.
El Núcleo del Calabozo no reaccionaba para nada, como si hubiese sido ordenado «no hacer nada».
Entonces, finalmente, la espada lo atravesó… Con un agudo ruido, la esfera cristalina se hizo añicos.

 

*

 

——!?

Me desperté de un salto.
… Un desagradable sudor me cubría de pies a cabeza.

… Tuve un mal sueño. En el sueño, el núcleo del calabozo era destruido.
Cayendo en manos de un aventurero crudo, el núcleo del calabozo fue hecho añicos.
… Ah, tener una pesadilla así es algo que no quieres mientras te encuentras durmiendo afuera.
Ya que no hicimos preparaciones satisfactorias, teníamos agua y comida en nuestro equipaje, pero tener que ordenar al golem ropa que interceptase enemigos, y tener que dormir en el piso frio, apestaba.

Carne y yo corríamos a toda velocidad para regresar a la [Cueva Común], pero en el camino cayó la noche y decidimos dormir en campo abierto.
Aunque no encontraríamos algún accidente ya que teníamos un mapa y los golems ropa, el estado en el cual me encontraba recibiendo golpes en la cara de parte de las ramas mientras nos movíamos a través del bosque con poca visibilidad, hizo que deje de querer seguir viajando.
Golem ropa. Ahora que lo pienso, ¿cómo hace para poder ver las cosas? ¿es capaz siquiera de poder ver?

Sin embargo, estaba pensando un montón sobre lo que vi en mi sueño.
Alguien que se convirtió en aventurero por sus propios deseos, destruyendo el núcleo del calabozo por sus propios deseos… ese tipo de historia podía ser encontrada en todos lados.
Pensándolo bien, ahora, incluso si no vinieran a destruir el núcleo de la [Cueva Común] para una comisión, alguien algún día podría venir a destruirlo por motivos personales, sin una comisión. Además, todo lo que necesitan hacer para continuar siendo aventureros es abandonar el barco y dirigirse a otro pueblo.

… Entonces, en otras palabras, hasta ahora tuve buena suerte.

No había garantías de que alguien no apareciera un día y destruyera el núcleo del calabozo.
Esa pesadilla se volvería realidad en el futuro si el estado actual del calabozo continúa.
No, más allá de no tener la comisión, no sería extraño si sucediese ahora.

—… Nuu, papá… nyuma… más…

Cuando miré al costado, Carne me abrazaba mientras dormía.
… Aunque me sienta un poco reacio a despertarla de un sueño tan feliz, no hay más remedio.
Dicho eso, era de mañana temprano y ya podía ver hasta cierto punto.
Usé [Limpieza] para limpiar el sudor de mi cuerpo pegajoso, desperté a Carne y continuamos dirigiéndonos hacia la [Cueva Común].
… Gu—… ¡dolores musculares! ¡grah!

 

*

 
 
Para cuando llegamos, ya era casi mediodía.
Aunque nos tomó más tiempo del que pensé, llegamos a nuestra base.

… Cuando vimos la cueva al salir del bosque, vimos una escena imposible.
En una mesa blanca y sillas, Rokuko gallardamente disfrutaba del té con una desconocida dama de pelo blanco. Al lado de la dama se encontraba un mayordomo rubio, vestido de negro… ¿un hombre? No, ¿una mujer hermosa con ropaje masculino?

—Ah, ¡Kehma! ¡Bienvenido, eso fue bastante rápido!
—… ¿Qué estás haciendo?
—Eh, ¿no lo entiendes al verlo? Es la hora del té entre señoritas, ¿sabes?

Rokuko me respondió jactanciosamente mientras erguía su inexistente pecho.
No me refería a eso. Quería saber por qué demonios se encontraba haciendo algo como eso.

—¡Mi querida hermana nro. 89 vino de visita!
—Ehh, ochenta y nueve… ¿nro. 89? Espera, ¿¡un núcleo de calabozo!?

—Si~, un gusto en conocerte… … Kehma-san, ¿qué tal te va?

La dama blanca elegantemente dio un saludo sacudiendo la mano.
Aunque parecía ser del tipo irracionalmente honesto, me pregunto por qué…
Sentí escalofríos.

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Advertisements

Leave a Reply