Perezoso Maestro del Calabozo – Capítulo 024

A A A

Subiendo de Rango y la historia del Jefe del Gremio

 
Luego de todo eso, regresamos al gremio de aventureros con las boletas de comisión. Adecuadamente, afuera el cielo se oscurecía lentamente.
¿Acaso la mayoría de las personas terminan sus negocios para el atardecer? Parecía haber una menor cantidad de personas que ayer.

—… Entonces, ¿cómo te ha ido? ¿Se te hizo imposible después de todo?

Y luego tenemos a esta recepcionista. ¿Era eso? Recordando los rostros de los recién llegados en el segundo día de haber sido registrados, me pregunto si debería importarme.

—No, las completamos apropiadamente. Aquí tienes.
—… … Ciertamente lo hiciste. Es más, con una alta evaluación…

El rostro de la recepcionista se encontraba fruncido.

—Felicidades, pueden subir de rango. ¿Desean subir de rango?
—¿Eh-?

Subir de rango… eso significa ir de Rango G a Rango F, supongo.

—El requisito para subir de rango, de G a F, es el de haber completado diez comisiones, para los cuales las comisiones de subyugación cuentan el doble. En el caso de altas evaluaciones, cuenta el doble de nuevo…
Adicionalmente, la subyugación de conejos pedía tres o más, entonces cuenta como un pedido completado por cada tres animales… Por lo tanto, con eso, han alcanzado el requisito para la subida de rango… ¿Desean subir de rango?
—Ah, sí.
—Entonces, sus Carnés del Gremio por favor. Disculpen la inconveniencia.

Cuando Carne y yo entregamos nuestros Carnés del Gremio, la recepcionista se retiró a la habitación trasera.
… Subir de rango en el segundo día de habernos registrados, me pregunto si estamos sobresaliendo demasiado. Aunque instintivamente quería subir de rango, me pregunto si fue una mala decisión.
No, si conseguimos el Rango F podremos aceptar la comisión de investigar la [Cueva Común].
Si aceptamos la comisión de investigación, no sería extraño que preguntemos por mayor información detallada acerca de la [Cueva Común].
Mientras esperábamos sentados, la recepcionista regresó.

—Kehma-sama, y… Carne-sama. El Jefe del Gremio desea entrevistarlos. Por aquí, por favor.

Sep, definitivamente se encontraba vacilante al dirigirse a Carne con «-sama». Se sintió como que lo hizo porque era su trabajo.
Me pregunto si piensa que ella es mi esclava. Aun así, creo que alguien capaz de trabajar apropiadamente, y claramente dirigirse a alguien, pasa la mecha.

Sin embargo, tengo un poco de miedo por tener al Jefe del Gremio enfocando en nosotros…
Pero, no puedo rehusarme, no hay opción aparte de ir.
Siguiendo detrás a la recepcionista, nos dirigimos a la habitación del Jefe del Gremio… tenía una espléndida puerta y una placa con la inscripción “Oficina del Jefe del Gremio” ubicada en la parte superior. Cuando la recepcionista golpeó la puerta, una voz áspera vino de adentro.

—Sí, adelante.
—Con permiso.

Cuando la recepcionista ingresó a la habitación, se encontraba allí un hombre viejo con una constitución robusta. Tenía la estereotípica piel bronceada de un aventurero, un blanco bigote que lo hacía ver seguro y experimentado, y sorprendentes ojos que brillaban como los de un carnívoro.

—Soy Gin, el Jefe del Gremio. Escuché acerca de ustedes gracias a Silia.

Supongo que Silia es la recepcionista. Es la primera vez que escucho su nombre.
El Jefe del Gremio observaba a Carne, quien se encontraba quieta.

—… Jovencita, ¿qué piensas de éste hermanito?
—Es mi amo.
—… Con que es así.

Carne respondió inmediatamente.
El Jefe del Gremio dio unas palmaditas en la cabeza a Carne, y asintió lentamente. Desemejante a su dignificada apariencia, su sonrisa daba la impresión de un hombre viejo y bueno.
Luego, se dio la vuelta en dirección a la recepcionista.

—Pues, entonces está bien, oi, Silia. Haz el proceso de subida de rango adecuadamente.
—Eh-, s-sí…
—Silia y la jovencita, por favor vayan afuera. Quiero tener una pequeña charla con este sujeto de aquí.

Habiendo sido llamadas a irse por el Jefe del Gremio, Silia salió de la habitación con Carne… Yo también quiero irme. Aunque probablemente no pueda…

—… Amo.
—Está bien, espérame afuera.

Carne asintió y salió de la habitación.
Asegurándose de que ambas hayan salido, el Jefe del Gremio abrió la boca.

—Parece bastante apegada.
—Si. Es tierna.
—… ¿Qué relación tienes con esa jovencita?

Era como si me estuviera sondeando; no, definitivamente me estaba sondeando con esa pregunta.
Demonios, me está dando sed.

—¿Qué… quieres decir?
—No me parecería extraño si dijeras que son hermanos, por ejemplo.
—Somos una niña-bestia y un humano, después de todo.
—Podrían ser hermanastros. ¿Entonces?

Ah, ese podría definitivamente haber sido el caso. No pensé en ello.

—Lo siento, pero ella es una esclava que encontré por casualidad.
—… ¿Hace cuantos años?
—… Si hablamos en años, fue tan solo este año.
—¿¡Se ha vuelto tan emocionalmente apegada en tan solo un año!?
—L-Lo siento, debería haber dicho que la recogí la semana pasada.
—Oi, que fue lo que utilizaste. Qué herramienta mágica fue la que usaste, escúpelo.

Hiii-, ¿¡se ha vuelto peligroso tan pronto—!?

—No… La recogí cuando se estaba muriendo, así que…
—¿E-Es así…? No, lo siento. En realidad, esa niña… podría ser mi nieta.

Oooooi, no te detengas ahí. ¡N-No puedo responder!

—Hay una posibilidad de que tú también seas mi nieto…

¡Shock! ¿¡Soy el nieto de un anciano de otro mundo!?
No, no, no, no hay manera. Aún debería tener padres y un abuelo en Japón.

—¿Por qué lo dices?
—Mi padre es un héroe de otro mundo. Mi cabello era negro como el tuyo en aquel entonces.
—Heeh… ¿en serio?

En efecto, por lo que vagamente recuerdo de la sensación que me dio Dios, no se sentía como que fuera su primera vez. Era como si ya lo hubiese hecho varias veces.

La información importante que dijo fue que había un héroe de otro mundo.

—Para ponerlo de manera breve… El paradero de mi hijo es desconocido desde hace diez años. Desde entonces, cuando veo jóvenes con cabello negro, no puedo evitar sentir que podrían ser mis nietos… eso es todo. En realidad, mi nieto podría no haber nacido, pero incluso si mi hijo ya no sigue vivo, quiero poder saber sobre sus últimos momentos… Estaría agradecido si tuvieras alguna información que darme.
—… Si consigo algún dato te lo informaré.
—Gracias.

El Jefe del Gremio se bajó ligeramente la cabeza.
La tensa atmósfera se disipó abruptamente. Me di cuenta de que la saliva se me estuvo acumulando en la boca, así que humedecí mi garganta al tragar. Haaaah, creí que aquí moriría.

—Sin embargo… aunque estaba pensando eso cuando escuché el reporte de Silia acerca de la jovencita… de ninguna manera se me ocurrió que su maestro también tendría cabello negro… Su nombre, Carne, ¿fuiste tú quien se lo dio?
—… Escuché el nombre de parte de ella misma, así que lo dejé así como estaba.
—Conque… es así. No hay nada que hacer si fue así…

El Jefe del Gremio dejó salir un largo suspiro.

—Como una conexión amigable entre aquellos que compartimos el mismo cabello negro, vamos a darnos una mano mutuamente. Cualquier cosa, déjamelo saber.

 

*

 
Al salir de la habitación del Jefe del Gremio, Carne se encontraba esperando al lado de la puerta.
La nieta del Jefe del Gremio… la bisnieta de un héroe, huh… No creo que sea algo imposible, considerando su excelencia.
Sin embargo, no sé hasta qué punto sea cierta la historia del Jefe del Gremio. Después de todo, no había evidencia alguna. Incluso si su padre fuera un héroe de otro mundo como dijo, me gustaría ver alguna evidencia.
Es decir, es raro que sea así tan solo por mi cabello negro. Si hubiesen invocado a un extranjero, podría haber sido rubio, para que convenientemente haya sido japonés… En primer lugar, ni siquiera sé si era del mismo mundo que el mío.
Hmm, también quiero una herramienta mágica que pueda detectar mentiras…

Llevando a Carne de vuelta al vestíbulo del gremio, la recepcionista trajo nuestros Carnés del Gremio.

—Aquí tienen, ahora son Carnés de Rango F. Por favor, si lo pueden confirmar.

Los carnés que recibimos tenían el Rango F escritos en ellos. Habiendo terminado de pasar los carnés a nosotros, la recepcionista rápidamente regresó al mostrador.
Sep, finalmente, con esto podremos investigar la [Cueva Común].
Inmediatamente empecé a buscar la boleta de comisión de «Investigación del Calabozo [Cueva Común]».

… ¿Eh?
No puedo encontrarla, ¿se me pasó por alto?

—No… está…
—No está aquí… Entonces, eso significa que… alguien más la aceptó…

Mierda. ¿Ahora qué?

 
 
 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Notice
Advertisement
Recommended Series
Advertisement
Advertisement