Perezoso Maestro del Calabozo – Capítulo 004

Lidiemos con los bandidos de alguna manera

 

Pasaron dos días desde que fuí invocado.
De alguna manera mis PC son 179 ahora, no, ahora 180. Podría invocar nueve goblins.
Por cierto, ya sé la razón por la cual el núcleo del calabozo no ha sido destruido aún. Lo usan como una botella de agua caliente.
El núcleo de calabozo brillaba tenuemente y era bastante tibio.
El jefe de los bandidos hizo de la sala del núcleo su dormitorio, lo entendí cuando apoyó sus pies encima del núcleo y se puso a dormir. Como se esperaba, cuando quise ver como iban las cosas afuera, abrí la aplicación y vi las sucias plantas de sus pies en la pared.
Esto era una patada al corazón de la pequeña niña núcleo.

—¿Y bien? ¿Incluso yo puedo ganar PC si son estos tipos? Es un ganar-ganar ¿sabes? Fufun.

Al saber que su corazón estaba siendo arrollado por un par de pies malolientes, la rubia núcleo de calabozo loli se encontraba al borde de las lágrimas. Presencié algo adorable.

—Entonces, si no hay nada que hacer…
—¡Invoca algo! ¡¿Invoca goblins y mátalos a todos?! ¡Ah, un hombre-lagarto de 150 PC estaría bien! Él nunca perdonaría a ese jefe, ¡lo apuñalaría una y otra vez!
—Idiota. Alguien así sería el apuñalado, no el apuñalador.

Parece que sí se sentía humillada por ver a su corazón siendo tratado como un calentador después de todo.

—Hay ocho enemigos, nuestro potencial bélico es abrumadoramente insuficiente. Si no hubieses invocado un goblin desde el principio, estaríamos ahorrando más en gastos alimenticios.
—Hmph, no sabía sobre los costos de manutención de ese tipo… Espera, ¡¿acaso tú no usaste también una parte de los PC para invocar un [Futón]!?

Y otra cosa, parece que puedes observar cualquier punto del calabozo desde el núcleo. Es una función del menú.
Por cierto, Rokuko no lo sabía. Tiene sentido, ya que no es una función necesaria si tienes solo una habitación.

—Pero, ¿qué haremos?
—Ah, eh… oye, ¿qué me dices de letras? Rokuko, ¿sabes escribir? ¿Pueden los bandidos leer?
—Si es eso… sí, puedo escribir. ¿Me pregunto si los bandidos no saben leer? Me parece que estaban leyendo un libro de su botín, así que no creo que tengan dificultad.
—Ya veo. Entonces, por favor escribe lo que te voy diciendo en voz alta.
—Oka~y.

 

*

 

(N. del T.: PDV del Jefe de los Bandidos).

—¡Jeeefe! ¡Despiértese!
—¿Ngah…?

Cuando el jefe de los bandidos se despertó en la cueva, había una caja.
¿Había algo como esto aquí ayer? No, no lo había. Lo habría notado antes.

—¿Qué es esto? ¿Cómo llegó aquí?
—No sé. Pero Rodríguez estaba de guardia y dijo que nadie entró.
—Entonces qué, ¿esto apareció de la nada?
—Y… ¿ahora qué?

Verifiqué la caja, pero no parecía tener trampas colocadas en ella. Cuando la abrí cuidadosamente, en su interior yacía un yelmo de acero.
Este es un buen objeto, además es nuevo.

—Oye, ¿acaso esto no es bastante bueno? Parece que se vendería por mucho. Incluso podría llegar a usarlo.
—Jefe, hay algo escrito en el fondo de la caja.
—¿Hm? ¿Qué es esta mierda…? ¿escritura? ¡Oi! Braken, tú deberías ser capaz de leer esto, ¡léelo!
—¿Sí? ¿A veeer?

Mostrando la caja a su subordinado para que la leyese, fue leída.
El contenido fue inesperado.

[Soy-el-núcliio-calabzo. Gracias-por-vencer-goblins. Esto-es-regalo. Si-hay-más-hecho, poder-dar-más.]

—¿Núcleo de calabozo…? Oi, ¿esto es un calabozo?
—Eh, no, llaman a este lugar [Cueva Común].
—¡Ah, espere jefe! ¡Cuando era un aventurero oí que este calabozo fue nombrado [Cueva Común]!
—¡¿Lo dices en serio Johnny?!

El jefe bandido estaba alarmado.
Había algo que brillaba desde el suelo, la calidez se sentía bien cuando ponía sus pies en ello. Quizás, ¿ese era el núcleo del calabozo?
Nunca había escuchado nada acerca de poder hablar con los núcleos de calabozo, pero esta era una carta del núcleo de calabozo. Decir que esto era un engaño… nadie entró a la cueva incluso con alguien montado de guardia, y está este yelmo de acero que nadie podría haber preparado.
Y de acuerdo a la carta, el yelmo es un regalo por derrotar a los goblins.
Tal vez se refería a los goblins cerca de núcleo que desalojó cuando entró a la cueva. Para un jefe bandido, cinco goblins no eran más que una molestia. El obtener un yelmo como este solo por derrotar a unos goblins de pacotilla…

—Oi oi, ¿en serio…? ¡Veo mi suerte empezando a cambiar!

Las historias sobre calabozos son famosas, hay un calabozo llamado [Laberinto Blanco] en la capital imperial.
No, la capital imperial fue erigida donde el calabozo estaba desde un principio.
En cuanto al calabozo, habían monstruos, pero era un lugar que producía tesoros varios, como armadura mágica. Y esto es un calabozo. Sin embargo, no han habido monstruos hasta ahora. Si tuviera que decir algo, solo habían cinco goblins cuando llegamos. Y está este tesoro. El yelmo de acero.

—Parece que he complacido al calabozo.

El jefe bandido dejó mostrar una sonrisa burlona.
El calabozo produce tesoros para quien lo complace… en otras palabras, es lo mismo que poseer riquezas infinitas.
[Si hay más hecho, puedo dar más.] Ahora que lo pensaba, los cadáveres de los goblins habían desaparecido antes de que se dieran cuenta.
Pensaron que alguno de los subordinados lo había limpiado…
Eso significa, en otras palabras, algo así.
La caja en la que vino el yelmo de acero había desaparecido antes de que se dieran cuenta.

 

*

 

(N. del T.: PDV de Keima).

—¡Por quéeeee! ¡Él-! ¡Por qué-! ¿¡Por qué premiamos a alguien como ese tipo-!?

La lolita rubia se retorcía.
[Pluma y Tinta] fueron 5 PC, [Caja de Madera] fueron 5 PC, y [Yelmo de Acero, Alta Calidad] estaba a 170 PC.
Gastando todo el PC que tenía, estamos en bancarrota con 0 PC ahora.
Usé todo el PC para darle un [Regalo] al jefe bandido.

—¿¡Por qué?! ¡No hubiera sido muy difícil invocar goblins!
—¿Para morir cuando los derroten? Jajaja, lo siento. No quiero morir todavía. Quiero dormir.
—E-eso es porque, eres… un, ¡un traidor!
—Con esto ganamos algo de tiempo por ahora. Los masacraremos pronto, mantén la calma.
—¿Eh?

Tal vez porque se sorprendió al escuchar la palabra masacrar salir de mi boca, Rokuko hizo una mueca simpática.

—¿Por qué? Tú, como eres humano, ¿no les diste un tributo para ayudarles?
—¿Hah? Solo quería estar a salvo en mi cama. Aun así, ¿por qué dejaría gente peligrosa como esos bandidos solos?
—Eeh… bi-bien entonces, ¿no deberías estar dudando a la hora de encargarte de gente de tu misma raza?
—No lo sé. Quiero dormir. Además, eso no significa que me vaya a hacer cargo de ellos directamente… Ah, ya que no queda nada por hacer hoy, me voy a dormir. Bien, buenas noches.

Saqué el futón y me acosté en él.

—¡E-e-espera! ¡Explícame un poco más!
—No hay más remedio… te explicaré un poco más. Mañana. Buenas noches.
—¡¿¡N-no te duerm-!?…!

Cuando me dormí, escuché la voz de Rokuko apagarse.
Parece que la orden del primer día sigue siendo efectiva. Buenas noches.

 

<- Capítulo Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente Capítulo ->

Advertisement
Recommended Series
Advertisement
Advertisement